Busca lo que quieras, encuentra lo que necesitas

Habrá un Cambio GLOBAL en el Comercio ??

Home » Porlastiendas » Habrá un Cambio GLOBAL en el Comercio ??

Las circunstancias sociales y vitales actuales provocan una cuestión que no es nada nueva. Y ahora mismo, esa pregunta, se muestra ante nosotros de forma clara y nítida:

Habrá un cambio Global en el Comercio ?

Habrá un Cambio GLOBAL en el Comercio foto de centro de la ciudad

 

Nos encontramos en cuarentena como consecuencia de la Pandemia del Coronavirus COVID19. Esto ha provocado, entre otras cosas, el cierre total de los comercios que no son de primera necesidad. El sector comercial de la MODA de Ropa, Calzado y Complementos está afectado de pleno. Y todas las industrias que lo producen y dependen de ellas también. Sin embargo, éstas no están afectadas al cierre total y pueden seguir produciendo. También las empresas de transporte tienen mermada su actividad como consecuencia de la falta de mercancías a transportar. ¿Pero para qué fabricar si se sigue con el confinamiento y no es posible el consumo?

En el Diario de Ávila, la presidenta de la Asociación Nacional del Calzado María Labrador, explica que cuatro de cada diez Comercios se verán abocados al cierre total. Y que la caída en ventas será muy grande. Su cálculo es de aproximadamente el 50% menos de ventas de las esperadas en una campaña normal.

Esfuerzo Económico de Producción y Comercio

En el sector de la moda las previsiones de compras de materia prima son muy importantes y se realizan con más de seis meses de anticipación. Las empresas tienen que hacer acopio de un gran número de materias primas para poder fabricar los pedidos y servirlos a tiempo en los comercios. Por ejemplo, en el calzado un par de zapatos puede llegar a tener hasta 40 proveedores diferentes. Y esta fase del proceso industrial, a día de hoy, está completada en su gran mayoría. Por tanto sabemos que aproximadamente el 80% de los pedidos están servidos. El resto está en su fase de finalización o en los almacenes de las factorías o en los depósitos de las empresas de transporte.

Queda muy claro el gran esfuerzo económico que hacen las empresas para realizar sus pedidos. Pero también queda muy claro el esfuerzo que hacen los comercios al comprar con seis meses de antelación sus colecciones. Las tiendas tienen que ir recepcionando la mercancía terminada para su control, etiquetación y almacenamiento de cara a la nueva temporada. No hay nada que ilusione más a un comercio que presentar sus Nuevas Colecciones en los escaparates. Todo el trabajo de selección, composición y tallaje convergen con el cambio de temporada. Así pues, todos han estado trabajando para una campaña fantasma. Nadie sabía lo que iba a venir.

Valor de Consumo

Todo este esfuerzo productivo y comercial tiene un gran coste económico. Pero en el sector de la MODA, si por algo se caracteriza, es por el valor variable de los productos a lo largo de una temporada. Una cosa es el valor real de una prenda y otra muy distinta el valor del deseo de tener esa prenda.

Giorgio Armani artículo en El País

En este sentido el gran modisto Giorgio Armani, en un artículo de moda de El País, indica que “no tiene mucho sentido que una de mis prendas esté tres semanas en una tienda, que se vuelva inmediatamente obsoleta y sea reemplazada por otra nueva no demasiado diferente a la anterior”.

El comercio siempre a echado la culpa a las estaciones naturales, de no ajustarse correctamente con a las estaciones comerciales. No tiene sentido un comercio basado principalmente en el impulso del deseo y poco en el del valor de la prenda y su utilidad. Llega un momento en el que todo pierde su valor real. Todo se distorsiona. No solo vale el valor del consumo por el consumo. Los nuevos mercados emergentes no son capaces de absorber la cantidad de producto de moda efímera y sin valor de utilidad. Necesitaríamos que apareciesen nuevos mundos para poder seguir en este proceso de consumo-producción.

La CALIDAD en mayúsculas debe ser la guía de trabajo. Una calidad basada en la relación existente entre los componentes que se usan y los procesos de fabricación. Todo debe estar perfectamente imbricado. Los valores de Respeto al Medio Ambiente así como los valores de los Recursos Humanos deben estar claramente identificados en todos y cada uno de los productos que salgan de las fábricas y que los consumidores compren.

Los Consumidores mandan

En definitiva, somos nosotros mismos, como sociedad, los que producimos y consumimos. Somos nosotros mismos los que nos estamos engañando con un sistema de producción industrial que no se puede mantener más en el tiempo. A no ser, claro está, que encontremos otros mundos donde promover nuestras ansías de desarrollo económico y productivo mortal. La experiencia de compra debe de alargarse mucho más de lo que es ahora. El grado de satisfacción que nos tiene que dar debe ser infinitamente mayor. No solamente debemos tener satisfacción por comprar una prenda o cualquier otro producto que estimemos o necesitemos por estar a la última, sino por saber que a través de él, todo nuestro mundo se verá beneficiado.

 

El CONSUMO es el aceite que lo engrasa todo. Un buen aceite consigue que nuestras máquinas funciones con orden y rindan de forma adecuada. Un mal aceite consigue que la máquina se caliente y pueda romperse. Pero sin el CONSUMO nada tiene sentido. Necesitamos un nuevo paradigma de consumo con unos valores ricos y poderoso para conseguir que nuestra sociedad siga desarrollándose y creciendo de forma adecuada. Un Consumo con principios humanos de gran alcance.

Habrá un Cambio GLOBAL en el Comercio naturaleza

 

Deja un comentario